2018-08-28-05-15-25-unisur-grupo-de-estudio-1.jpg
28-08-2018

Y tú, ¿ya organizaste un grupo de estudio? Saca un diez con estos consejos

La universidad se convierte en el lugar en el que pasas la mayor parte del día; tú y tus amigos pasan momentos agradables que recordarán aún cuando esta etapa haya acabado. Aunque, en muchas ocasiones, olvidamos que lo más importante es el aprendizaje adquirido durante la estancia en la escuela, así que, ¿ya cuentas con un grupo de estudio?

 

Puede parecer que no es necesario, pues ya pasas la mayor parte del día estudiando dentro del salón de clases. Pero ello no significa que no sea necesario repasar todo lo aprendido durante el día, en especial, si hay temas que se te dificultan. Estudiar junto con un  grupo de amigos te puede ayudar a que el estudio se vuelva más ameno; además, estudiar con varias personas a la vez puede ayudar a que cada miembro del equipo pueda explotar el área de conocimiento en la que es mejor. Así, uno ayudará al otro en el área que se le dificulta creando sinergia: el apoyo de todos sumará algo mucho mayor que el esfuerzo individual.

 

Para garantizar que el grupo de estudio sea un proyecto exitoso, debes recordar las siguientes cuestiones:

 

Organización. Es vital que todos los miembros del equipo estén comprometidos, que sepan cuál es la finalidad del grupo; que realicen las actividades que serán parte del avance dentro del mismo.

 

Una vez que todos están de acuerdo, deben saber cómo organizarán los temas que revisarán: cuáles son los más fáciles, los que domina la mayoría o bien, aquellos que causan mayor dificultad o que requieren ser aprendidos para un examen, por ejemplo. Para ello realicen un sondeo entre los miembros del grupo: cuáles son los temas de su interés, cuáles son necesarios repasar y cuáles pueden esperar.

 

Búsqueda de información. Una vez que cada elemento del equipo identificó sus temas fuertes y en los que necesita mejorar, pueden optar por delegar a cada uno un tema en específico. Realizar la búsqueda de manera individual y posteriormente compartirlo con los demás será más efectivo que realizar la búsqueda cada uno por su cuenta. Por otro lado, es importante que también recurras a materiales extra: cursos en línea, libros, talleres, etcétera.

Posteriormente, al revisar las habilidades de cada uno, pueden aprovechar para que todos participen al explicar los temas. Repasar con tus propias palabras un concepto, te ayuda a ti a repasar algo que ya has aprendido y ayuda a la vez a la persona a la cual se le dificulta el tema en cuestión.

 

Espacio. Más allá de los temas que pretendan revisar, el lugar de reunión del equipo será parte vital. Es necesario encontrar un lugar en donde las distracciones sean mínimas pero también sea posible la comunicación entre todos. Si es posible, solicita un espacio dentro de la escuela, un aula o sala de estudio donde todos se encuentren cómodos.

 

Ayuda adicional. Si los temas tratados requieren ayuda adicional, opta por solicitar la ayuda de un profesor: podrá aclarar las dudas de manera más puntual. Programa horarios para que todos los participantes se encuentren presentes.

 

En muchas ocasiones las dudas no son aclaradas debido al temor o la pena; en un ambiente fuera del aula de clases esto puede disminuir. Así que no dudes en solicitar el apoyo de un profesor.

 

Aprovechar algunos ratos libres estudiando es la forma más productiva de pasar tiempo con los amigos, ya que, debido a la confianza, te será más sencillo expresar tus dudas respecto a un tema o bien, poder explicarle a otros algo en lo que tú eres bueno. Como puedes ver, crear un grupo de estudio es una excelente estrategia para poder pasar tiempo con los amigos y al mismo tiempo, garantizar que tu desempeño escolar siga creciendo.

 

Contacto