2018-08-07-05-11-53-tipo-de-aprendizaje-1719.jpg
07-08-2018

¿No todos aprendemos igual? Identifica cuál es tu tipo de aprendizaje

Es una realidad que gran parte de la infancia y la adolescencia la pasas dentro de un salón de clases. Nuestra formación académica depende de todo lo que hayamos aprendido durante la primaria, secundaria y bachillerato. Sin embargo, esto se vuelve particularmente difícil si no estás adquiriendo la información de la manera que más te resulta efectiva, pero ¿cuál es esa manera?

 

Siempre hemos creído que basta con memorizar los apuntes para que podamos dar la respuesta acertada en un examen, pero para que lo aprendido nunca se te olvide no basta con memorizar, sino que hay que lograr que el aprendizaje sea significativo.

 

¿Cómo conseguirlo de la forma más eficaz? Identifica cuál es el tipo de aprendizaje que más se adecúa contigo:

 

Visual. Es probablemente la manera más conocida de aprender. Consiste en adquirir el conocimiento a través de las cosas que observas o lees. También es la forma de aprender más ocupada en las aulas como modelo de enseñanza.

 

Para que te sea más fácil adquirir conocimiento, puedes apoyarte de colores (cuando lees, subrayas o escribes); esquematizar la información  en mapas conceptuales, organigramas, mapas mentales.

 

La ventaja de aprender de esta manera es que la mayoría de los materiales de estudio o la organización de las clases son aptas para ser aprendidos visualmente; la desventaja está en que, cuando no te encuentras cerca de lo que estás viendo, tu aprendizaje se verá afectado.

 

Auditivo. ¿Has descubierto que, a pesar de no estar mirando al pizarrón, has aprendido todo lo que decía tu profesor? Si es así, probablemente aprendas de forma auditiva. Como su nombre lo indica, estas personas aprenden mejor cuando escuchan la información que pretenden adquirir.

 

Para optimizar tu aprendizaje, apóyate en videos, podcasts, canciones, audiolibros, etcétera. La ventaja de contar con este modo de aprender es que, aunque te encuentres lejos del pizarrón, proyector o ponente, si escuchas lo que dice, no tendrás problemas para aprender.

 

La desventaja, evidentemente, es que, si no estás escuchando claramente o tienes alguna fuente que esté provocando ruido, te será difícil obtener toda la información.

 

Kinestésico.  Esta es la forma menos conocida de las tres. Aprender de esta forma consiste en que las personas adquieran la información a través de los cinco sentidos; por ello les será mucho más significativo aprender tocando o manipulando objetos en vez de simplemente estar sentado durante la clase.

 

Dado que es la forma menos conocida de aprender, es más difícil encontrar materiales de estudio o clases que se adapten, pero ello no debe ser un obstáculo para aprender, ya que, con los recursos que tengas puedes crear tus propios materiales: si se te facilita, opta por hacer collages o dibujos, intenta repasar lo aprendido mientras caminas o realizas otra actividad.

 

La principal ventaja de ser kinestésico es que la apertura para el aprendizaje es mucho más amplia ya que los sentidos están activos todo el tiempo, así que todo se convierte en potencial de aprendizaje; por otro lado, la desventaja es que, al ser menos común entre la población estudiantil, las clases dadas serán enfocadas para la comunidad de alumnos que aprenden de manera visual y auditiva.

 

Una vez que hayas identificado tu manera de aprender, te será más fácil encontrar tu método de estudio ideal, la forma de evadir la distracción que más te perjudique y cuáles son las ventajas que debes aprovechar.

 

Y tú, ¿de qué manera aprendes?

Contacto