2018-07-17-11-43-00-17-julio-uni.jpg
17-07-2018

Conoce las mejores técnicas de estudio Nunca olvidarás lo aprendido

Ya sea para seguir reforzando lo aprendido en clase o para prepararse para un examen, es importante tener en cuenta cuál es la mejor manera de estudiar para lograr que nuestras clases sean siempre de díez. Así que prepárate para descubrir cuáles son las mejores técnicas de estudio.

 

Lee. Sí, para volver a tener fresco el conocimiento en la memoria nunca está de más volver a leer. Realizar esta actividad mejora la concentración, y también enriquecerás tu vocabulario y tu ortografía, ya que recordarás más fácilmente todas las palabras. Además, conforme hagas de la lectura un hábito cotidiano, podrás enlazar las palabras con el concepto en general, así podrás recordar cosas que ya habías leído anteriormente.

 

Crea tus apuntes. Para que puedas retener toda la información que acabas de adquirir, opta por realizar tus propios apuntes. Volver a escribir la información con tus propias palabras hará que lo aprendido se fije en tu memoria. Así, cuando vuelvas a escribir o conversar sobre el tema, podrás utilizar tus propias palabras. Además, en los apuntes podrás organizar la información de la manera en la que te sea más fácil recordarla: mapas mentales, conceptuales, resúmenes e incluso dibujos. ¡Así nunca olvidarás lo aprendido!

 

Reglas mnemotécnicas. Estas consisten en oraciones cortas que son fáciles de memorizar y que contienen palabras claves para poder recordar algún concepto, fecha o serie de eventos en específico. Para poderlo realizar puedes ocupar distintas herramientas como:

  • Memorizar frases. Esto te ayudará a recordar conceptos como las fases de la mitosis celular: Prometo Ana Telefonearte. Para explicar que la mitosis se desarrolla en la profase, metafase, anafase, telofase.
  • Utilizar la primera letra de una palabra. Si necesitas memorizar algo como las ciudades de un país, puedes hacerlo a través de las iniciales. Tal vez necesites recordar quiénes forman parte del Tratado de Libre Comercio; y si recuerdas cosas como Conejo por Canadá, Elefante por Estados Unidos  y Manatí por México, te será mucho más simple.
  • Realizar una historia. Puedes memorizar cosas que necesitas y emplearlo en una historia aunque esta no tenga sentido, te será más fácil recordarla en vez de esforzarte porque tenga sentido.

 

Explica. Algo que sin duda no falla es refrescar tu conocimiento si le explicas a alguien lo que has aprendido. Te ayudará a crear un mejor discurso sobre los hechos que ya sabes, a recordar los detalles que son vitales de todos los conceptos y como un plus, ayudarás a alguien a estudiar también y que recuerde algo que quizá haya olvidado o que le cueste trabajo entender.

 

Esto te será de particular ayuda si necesitas exponer el tema en una clase o para dar las respuestas correctas en un examen. Sabrás qué es lo necesario sin divagar o revolver ideas. Además, te ayudará en tu desenvolvimiento al momento de hablar frente al público.

 

Ambiente. Si bien todas las técnicas son eficaces, podrían tener menos efecto si no estás estudiando en un lugar adecuado. Si hay demasiadas distracciones como pantallas de televisión, celulares, música alta o más personas cerca de ti, te será difícil concentrarte y poder recordar lo que estás estudiando. Busca sitios donde te sea posible estudiar sin interrupciones, un sitio cómodo y en silencio. Un estudio o una sala de biblioteca son la mejor opción.

 

Recuerda que no hay algo que no puedas aprender, basta solamente con encontrar la técnica de estudio adecuada y ser constante.

Contacto